Todo líder y pastor necesita saber cómo liderar una generación que dirige antes de seguir, cuestiona antes de contestar, y brinca antes de ver.

Durante casi dos décadas, he visto un resurgimiento de hambre en la próxima generación por un liderazgo auténtico. Quieren tener una relación con Cristo más allá de la tradición para experimentar por sí mismos la plenitud de Su amor, gracia, y poder, pero necesitan un liderazgo que los dirija. Entre más los dirigimos a que lo conozcan a El cara a cara, mas corren hacia Sus pies. Quieren liderazgo que hará mas que solo inspirarlos; quieren liderazgo que camine con ellos. Este discipulado de liderazgo se construye con el tiempo a través del proceso de confianza, humildad, y responsabilidad. Y este proceso es tan sagrado como la influencia para dirigir. Más que nunca, todo líder y pastor necesita saber cómo liderar una generación que dirige antes de seguir, cuestiona antes de contestar, y brinca antes de ver. Esto es lo que he aprendido y que te ayudará.

1. Lidera desde la Fuente

Para mí, la parte más importante de liderar es proteger mi capacidad a través de disciplinas espirituales diarias y semanales que no son negociables. Independientemente de donde me encuentre en el país o de los plazos, llamadas, y juntas, la primera parte de cada mañana la paso en oración y lectura devocional de “la Biblia en un año”. Mi tiempo con Dios no es negociable ya que es en esos momentos con Dios dónde El desata la visión, imparte claridad, y confirma Su palabra para mi vida y ministerio. Este tiempo invaluable me ha permitido desacelerar mi velocímetro interior para mantener la aptitud constante para ser un pastor con el corazón para el …

Continue reading

from Christianity Today Magazine http://ift.tt/2mKVSYb
via IFTTT

Advertisements