Ella es más rápida que una bala veloz, capaz de brincar edificios altos de un solo salto. Ella representa la verdad, la justicia y el “Camino Americano”. ¿La reconoces?

Como declara Proverbios 31:9: “Habla a favor de los que no pueden hablar por sí mismos; garantiza justicia para todos los abatidos. Sí, habla a favor de los pobres e indefensos, y asegúrate de que se les haga justicia”. Ella es la pareja de por vida de un hombre—su marido. Ella es el fundamento de su familia y el corazón de la iglesia. Esta mujer, intrigante y refinada, no es Superman. Esta mujer es la esposa del pastor.

La esposa del pastor tiene muchos papeles en su vida y con gran habilidad maneja cada papel como un plato giratorio en movimiento constante y sin perder el ritmo. Su esposo, familia, iglesia, trabajo y comunidad dependen de ella cada semana para satisfacer sus necesidades, consolar los corazones rotos, curar las rodillas heridas, orientar a los futuros líderes y hacer todo con una sonrisa y con la fuerza de una mujer biónica.

A medida que año tras año los deberes del pastor se vuelven más complejos y desafiantes, la participación de su esposa en el ministerio también puede llegar a estar fuera de balance en las otras áreas de su vida. Si la esposa del pastor no mantiene bajo control las cuatro áreas principales de su vida, puede fácilmente desanimarse, deprimirse y enfermarse.

Las esposas de los pastores deben mantener ciertos límites y protecciones para asegurar un equilibrio saludable del ministerio, así como el equilibrio en las cuatro áreas de su vida personal. Estas cuatro …

Continue reading

from Christianity Today Magazine http://ift.tt/2mKKAmH
via IFTTT

Advertisements